El Derecho al Olvido y Google

Es uno de los temas más novedosos en el ámbito de la protección de datos de carácter personal. Estos días han aparecido distintas noticias y artículos en blogs en varios medios de la prensa nacional. Nos hemos parado en un artículo publicado en El Mundo cuyo autor es José Luis Piñar Mañas, catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad CEU-San Pablo de Madrid.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (C-131/12, 13 de mayo de 2014) ha abierto un debate a nivel mundial sobre la relación entre protección de datos e internet, entre la privacidad y la innovación. El artículo de El Mundo repasa el origen, cuando un español denunció a La Vanguardia y a Google ante la Agencia Española de Protección de Datos, porque al buscar su nombre en Google aparecían artículos de La Vanguardia de cierta antigüedad publicando datos económicos negativos suyos (embargo por deudas con la Seguridad Social).

Solicitaba que los artículos de La Vanguardia se borraran o modificaran, y que Google eliminara o modificara sus datos personales. La AEPD desestimó la reclamación contra La Vanguardia, pero estimó la de Google, y el litigio fue escalando hasta llegar al Tribunal de Justicia de la UE, que dicta la famosa sentencia, en la cual hay dos mensajes principales: Google debe someterse a la legislación europea sobre protección de datos, y Google debe atender el derecho al olvido cuando se le solicite.

La sentencia presenta dudas considerables para su aplicación, porque el derecho al olvido (derecho a la protección de datos) no debe ser atendido cuando prevalezca el derecho a la libertad de información, libertad de expresión o se trate de una persona pública. ¿Y a quién corresponde tomar esa decisión? Pues según la sentencia, a Google, que pasa de ser reflejo de la información existente en la web a responsable de su tratamiento. Google decide ahora si elimina o no de sus resultados una determinada información. Para lo cual debe analizar cada caso que se le solicite con criterios claros para que la decisión sea correcta.

Google ha acatado la sentencia y ha tomado varias medidas:

  • Ha puesto a disposición del público un formulario para solicitar el derecho al olvido
  • En sus páginas europeas aparece una advertencia de que se pueden haber eliminado resultados, cuando se busca por nombre.
  • Ha nombrado un Comité Asesor independiente para evaluar los problemas que plantea la aplicación de la sentencia.

Finalmente, hay que tener muy en cuenta que la aplicación del derecho al olvido eliminará ciertos resultados de la búsqueda de Google, pero no eliminará la información original, es decir, las páginas web con la información “a olvidar” seguirán existiendo y accesibles en Internet, aunque no desde el buscador.

Por toda la complejidad que este tema plantea cuando se profundiza en su análisis, una de las conclusiones principales del artículo es que se debe seguir desarrollando y detallando la normativa de protección de datos que aclare las decisiones a tomar en todos los casos y situaciones.

En nuestra web está disponible la consulta de información básica sobre la Ley Orgánica de Protección de Datos, y puede contactarnos para resolver cualquier duda o necesidad que se le presente.

Acceda al artículo original pinchando aquí.

Los comentarios están cerrados.